dia victima

 

El escalofriante drama humano que representan los “mal llamados accidentes de tránsito”

 

Los mal llamados accidentes de tránsito, son uno de los mayores problemas de salud pública. Según la Organización Mundial de la Salud los siniestros de tránsito se encuentran en el número 7 en la lista de las 10 principales cusas de defunción en los países medianos altos (21/100.000hb)

 

De acuerdo al portal Ojo Científico, las estadísticas y las investigaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desarrolladas entre los años 2000 y 2011, y publicadas en julio de 2013, indican que las 10 principales causas de muerte entre la humanidad son las siguientes.

 

Y dentro de las 10 principales causas de muerte los Accidentes automovilísticos son los numero 2: Los traumatismos que se ocasionan, han provocado la muerte de, aproximadamente, 1.15 millones de personas al año, lo cual quiere decir que, al día, entre 3 mil 500 y 3 mil 600 personas mueren en un accidente de tránsito.

 

Cada año, más de 1,4 millones de personas pierden la vida debido a la violencia. Por cada una que muere, muchas más quedan con lesiones y con diversos problemas de salud física, sexual, reproductiva y mental. La violencia supone una enorme carga para las economías nacionales, con un costo para los países de miles de millones de US$ anuales en atención sanitaria, vigilancia del cumplimiento de la ley y pérdida de productividad. La OMS colabora con sus asociados para prevenir la violencia mediante estrategias científicamente sólidas, concebidas y aplicadas en función de las causas responsables a nivel individual, familiar, comunitario y social.

 

Es por estas alarmantes cifras que La Asamblea General de las Naciones Unidas invita a los Estados Miembros y a la comunidad internacional a reconocer el tercer domingo de noviembre de cada año como Día Mundial en recuerdo de las víctimas de los accidentes de tráfico.

 

Este 2015 el día es: 15 de noviembre y Asotránsito tiene algunas actividades que iremos promocionando en nuestras redes sociales.

 

La mayoría de los que mueren en accidentes del tránsito son jóvenes, cuya presencia y aporte son muy necesarios para sus familias y para sus países.

 

El impacto de estos traumáticos acontecimientos es el costo acumulativo del sufrimiento, verdaderamente inimaginable, ya que cada año se agregan más millones a los millones de personas que se encuentran afectadas, y cuyo sufrimiento se agrava por la respuesta inadecuada a su pérdida.

 

Además del dolor emocional y psicológico, la pérdida de un familiar puede llevar a una situación de gran estrés económico. En muchos países, los costos de una prolongada atención médica llevan a una familia a la pobreza, la pérdida de uno de los contribuyentes al sustento familiar o de la ayuda económica adicional para cuidar de las personas con discapacidades.

 

Las muertes causadas por el tránsito pueden evitarse. Las colisiones de tránsito son predecibles y por lo tanto pueden evitarse. Muchos países han logrado reducir notablemente el número de colisiones de tránsito mediante la aplicación de medidas de prevención efectivas.

 

Las lesiones causadas por el tránsito causan enormes costos para los individuos, las familias y la sociedad. Además del acuciante impacto para las familias, el costo de este tipo de lesiones en todo el mundo es elevado (aproximadamente de US$518.000 millones cada año). En los países de bajos y medianos ingresos, el costo anual es de aproximadamente US$65.000 millones, una cifra que excede el monto total de ayuda para el desarrollo de esos países.

 

Al igual que en cualquier otra enfermedad, la prevención no puede ser el único enfoque. Toda estrategia debe incluir acciones paliativas, por lo que un sólido compromiso político es la clave para enfrentar la crisis en materia de seguridad vial que afecta al mundo. La seguridad vial no mejora sin el compromiso político plasmado en leyes, estrategias, políticas y programas eficaces, y un financiamiento adecuado para lograr la implementación.

 

Los Invitamos a seguir nuestras redes sociales y mantenerse informados y nos apoyen en esta misión de salvar vidas.