La fobia es miedo ante situaciones particulares u objetos que no son peligrosos y a las que la mayoría de la gente no considera problemáticos.

 

Por fobia a conducir entendemos una inquietud permanente y desproporcionada que surge antes, y sobre todo durante la acción de conducir.

 

La AMAXOBOFIA tiene que ver con fobias relacionadas con el movimiento que afecta a distintas formas de viajar (miedo a volar, miedo a conducir,...) y esto supone una limitación importante en el desarrollo del día a día de las personas que sufren este trauma.

 

Además, se siente incomprendidos y no les resulta fácil explicar la angustia que sufren, y a los demás les resulta muy difícil comprender que no pueden o lo pasan muy mal conduciendo un coche.

 

Las personas que sufren y padecen una fobia se sienten incomprendidas y no les resulta fácil explicar a los demás qué les pasa y, mucho menos, por qué les pasa y por qué sienten esa angustia. Así mismo, a los demás les cuesta también muchísimo comprender que no puedan, o lo pasen muy mal, conduciendo un coche, por ejemplo. Si nuestra mente está bien organizada y entrenada frente a la angustia, la amaxofobia existe de manera controlada y consciente y el miedo se acaba dominando. En caso contrario, se convierte en paralizante y limitante y nos domina, necesitando entonces la ayuda de un terapeuta.

 

Cerca de un 4% de la población padece fobias limitantes para hacer partes de una vida normal y un 35% convive con ellas aunque no a nivel tan profundo y limitante y es justo dentro de este colectivo, donde está enmarcado este estudio sobre amaxofobia.

 

Un accidente vivido o presenciado, puede provocar amaxofobia y puede llegar a convertirse en un trastorno limitante cuando enlaza con determinadas cadenas de pensamientos que son previas al suceso y tiene que ver con ideas de rechazo asociadas al movimiento y que se dan por supuesto, a nivel inconsciente y de ahí la dificultad para reconocerlo por parte del paciente y de descubrirlo por parte del terapeuta.

 

Por tanto, la relación amaxofobia y accidente de tráfico es clara y tiene que ver con sentimientos de inseguridad y vulnerabilidad cuando la persona descubre que no todo está bajo su control y conducir deja al descubierto nuestras limitaciones y dependencias y además, si la fobia está directamente relacionada con sufrir un accidente, esto nos hace asumir la responsabilidad de nuestros actos.

 

TRATAMIENTO RECOMENDADO

La fobia a conducir puede ser tratada con gran éxito al igual que el resto de fobias específicas. Desde la perspectiva de la Psicología Cognitivo-Conductual, existen tratamientos contrastados estadísticamente que permiten excelentes resultados si el problema se trata con ayuda de un profesional. Lo que proponemos a continuación debe ser adaptado a las condiciones particulares de cada caso.

A grandes rasgos, podemos dividir la terapia en cuatro fases:

  • Toma de conciencia del problema. Hay que estudiar las condiciones particulares de la persona que acude a consulta y establecer una hipótesis de trabajo para la solución del problema. Describir en qué consiste las fobias y en particular la fobia a conducir. Establecer un calendario de trabajo y empezar a hacer partícipe al paciente en las soluciones hacia su problema.
  • Reaprendizaje de las claves para una buena conducción. Es necesario reciclar los malos hábitos que nos impiden tener confianza al volante, hacer hincapié en las pautas a seguir para tener un buen manejo del vehículo y tratar de recuperar la autoestima a la hora de conducir, sabiendo hacer frente al miedo inherente a ello.
  • Estrategias de afrontamiento del problema. Entrenamiento en diferentes técnicas efectivas para poder superar la fobia a la conducción: Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Relajación progresiva y Respiración diafragmática para controlar la tensión asociada. Autoinstrucciónes positivas para aumentar la confianza. Detención de pensamientos negativos y catastrofistas. Trabajo con ideas irracionales y reestructuración cognitiva hacia una percepción más adecuada del problema.
  • Exposición a la fobia en imaginación y en vivo. Una vez trabajados todos los aspectos anteriores, podremos poner en práctica lo aprendido de forma gradual, exponiendo al paciente a su miedo a conducir. Según la gravedad de cada caso, utilizaremos una exposición previa en imaginación si lo consideramos necesario.

 

CONCLUSIONES

La fobia a conducir es un problema que afecta a un número importante de personas en nuestro país, sobre todo a mujeres. Pero como ocurre con otras fobias específicas, es un problema que tiene solución siempre que se trate de forma profesional.

En este artículo hemos intentado reflejar la realidad que afecta a estas personas de forma introductoria, pero todavía es un problema que ha merecido poco estudio e investigación por parte de los profesionales, a pesar de su alta incidencia entre los conductores.

Sería muy deseable que se estableciesen líneas de trabajo conjunto con las autoescuelas, ya que uno de las partes del tratamiento habría que realizarla tanto con vehículos preparados con doble mando, como con profesores especializados en las claves de una buena conducción. Es un caso parecido a lo que ocurre con la fobia a volar, para la que algunas compañías ya están ofreciendo vuelos específicos donde llevar a cabo las exposiciones in situ, siempre bajo la tutela y tratamiento de psicólogos especializados. Nos consta que empiezan a plantearse este tipo de colaboraciones con autoescuelas, al igual que empiezan a aparecer algunos artículos al respecto, pero desde aquí queremos animar a los profesionales a que hagan mayores esfuerzos para ofrecer más alternativas a los afectados, teniendo en cuenta la prevalencia del problema.

 

BIBLIOGRAFÍA

López-Ibor Aliño, Juan J. & Valdés Miyar, Manuel (dir.) (2002). DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Texto revisado. Barcelona: Masson. ISBN 9788445810873.

Pérez Peláez, E. “Amaxofobia, miedo a conducir”. (Marzo de 2005) Estudio del Instituto MAPFRE de Seguridad Vial.

Ver Más información: http://www.terapiapsicologica.net/psicologo-madrid/articulos-de-psicologia/tratamiento/amaxofobia-miedo-a-conducir